EL COSTO PARA REALIZAR ESTE PROYECTO PASÓ DE 210 MIL A 260 MIL MILLONES DE PESOS, POR TRABAJOS QUE NO ESTABAN CONTEMPLADOS Y QUE HAN EXIGIDO DISEÑAR UNAS FUNDACIONES ESPECIALES PARA LAS TORRES.

EN COLOMBIA - En 2014 quedaría lista la interconexión entre Cauca y Nariño

El plan de tener a todo el país iluminado es un propósito que sigue avanzando. Sin embargo, varios de estos proyectos andan más despacio que otros.
Por ejemplo, hasta el primer semestre del próximo año se terminará la construcción de la interconexión eléctrica entre Cauca y Nariño, cuya finalización estaba planeada para este 2013.

El retraso se debe a que las comunidades vecinas a las líneas de transmisión han efectuado nuevas peticiones que han obligado a suspender temporalmente los trabajos.

“Entre estos requerimientos se encuentran las solicitudes de revisión y modificación de los acuerdos protocolizados en las consultas previas con los Consejos Comunitarios Sanjoc, en el municipio de López de Micay; Sequihonda, en El Charco, Guapi Abajo y Río Napi (sector Belén), en Guapi; los Resguardos Indígenas Calle Santa Rosa, Calle Larga, Almorzadero y Guangui, en Timbiquí; y Alto del Rey, en el municipio de El Tambo”, indica un informe de Interconexión Eléctrica S.A. (ISA), que es la compañía que gerencia el proyecto para el Ministerio de Minas y Energía.

Además, en la actualidad, se tramita la realización de la consulta previa con un resguardo indígena Eperara Siapidara, con el que, por ser nuevo, no se habían protocolizado los acuerdos. También se adelantan conversaciones con comunidades campesinas en Popayán, Argelia, El Tambo y Patía.

El director del Instituto de Planificación y Promoción de Soluciones Energéticas para las Zonas No Interconectadas (Ipse), Carlos Eduardo Neira, señala que “pese a los problemas que se han presentado, tanto ambientales como con las comunidades, la línea va avanzando y ya existen tramos ejecutados. Además, el Gobierno ha estado pendiente de disponer de los recursos para terminarla porque son compromisos que ha hecho con las poblaciones”.

El presupuesto inicial de estos trabajos era de 210 mil millones y actualmente es de 260 mil millones de pesos.

“El incremento obedece a que las condiciones del terreno en los tramos Guapi - Iscuandé - El Charco - Olaya Herrera y Olaya Herrera - Alto Guadipa - Pizarro - Mosquera han exigido diseñar e implementar unas fundaciones especiales para las torres”, destaca el informe de ISA sobre el avance de la obra.

AVANCES CONSEGUIDOS HASTA LA FECHA

Se trata de una línea con una longitud aproximada de 430 kilómetros, que tiene nueve frentes de trabajo, cinco en las líneas eléctricas y cuatro en las subestaciones.

ISA advierte que entre la subestación San Bernardino (Popayán) y Guapi hay 176 kilómetros de longitud, la mitad de los cuales ya cuenta con torres construidas.

En el tramo Belén-Timbiquí-López de Micay, que tiene unos 90 kilómetros de longitud, unos 30 kilómetros ya cuentan con torres construidas.

En el tramo Guapi-Olaya Herrera, de 70 kilómetros, ya se iniciaron las fundaciones de torres. El tramo Olaya Herrera - Alto Guadipa - Pizarro, de 60 kilómetros, está terminando el proceso de contratación.

Hasta tanto se defina la parte ambiental por parte de la Corporación Autónoma Regional del Cauca (CRC) y la Corporación Autónoma Regional de Nariño (Corponariño), el tramo Alto Guadipa - Mosquera estará pendiente.

Entre tanto, Daniel Mauricio Luna Fals, secretario de Planeación del Cauca, señala que “según información que tiene del Ministerio de Minas y Energía, están en ejecución todas las subestaciones eléctricas de potencia del proyecto, tanto así que ya se ha ampliado la subestación eléctrica de San Bernardino, en Popayán, y se avanza en la construcción y montaje de los equipos de las nuevas subestaciones eléctricas de Guapi, Timbiquí, López de Micay, en el Cauca; e Iscuadé, El Charco, La Tola, Olaya Herrera, Mosquera y Francisco Pizarro, en Nariño”.

BENEFICIOS PARA LAS POBLACIONES

Esta iniciativa favorecerá a unas 80.000 personas que están ubicadas en nueve municipios: Guapi, Timbiquí, López de Micay, en el departamento del Cauca; Santa Bárbara (Iscuandé), El Charco, La Tola, Olaya Herrera (Bocas de Satinga), Mosquera y Francisco Pizarro (Salahonda), en el departamento de Nariño; y la disponibilidad de energía confiable y de calidad las 24 horas del día dará a estas economías locales un impulso importante, porque mejorará la productividad en actividades valiosas como la pesca, el comercio y la agricultura.

Así mismo, optimizará la calidad de vida de las personas en aspectos como la salud y la educación, al poder utilizar más y mejores tecnologías para su servicio.

Del mismo modo, “permitirá tener redes conectadas al sistema de transmisión nacional, lo cual le dará continuidad al suministro de energía a la Costa Pacífica del Cauca y Nariño”, señala Luis Freyder Posso, gerente General de la Compañía Energética de Occidente (CEO).
http://www.portafolio.co/
Mayo 8 de 2013
Recomiende esta Noticia a un amigo oprimiendo <<Aqui>>
Para Imprimir esta Noticia oprima <<Aqui>>